La Alcaldía de Bogotá, a través de Instituto Distrital de Patrimonio Cultural -IDPC,

inició la jornada de enlucimiento de la fachada de este importante Bien de Interés Cultural ubicado sobre la Avenida Jiménez, en pleno Centro Histórico de Bogotá.

A través del programa ‘El patrimonio se luce’ del IDPC, durante la Administración Peñalosa se han recuperado alrededor de 1.400 fachadas patrimoniales, beneficiando a más de 10.400 personas. Este edificio neoclásico, diseñado por el arquitecto francés Gastón Lelarge en 1917, es catalogado monumento nacional y hace parte de las acciones de recuperación del IDPC, además colinda con la Iglesia que lleva su mismo nombre y que fue intervenida el pasado  mes de mayo por el IDPC.

El edificio que reemplazó al antiguo claustro de la Iglesia San Francisco y que en 1917 sirvió de sede de la Gobernación de Cundinamarca, hará parte de las cerca de 1.400 fachadas patrimoniales recuperadas gracias al programa ‘El patrimonio se luce’ del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural.

 Un grupo de expertos en protección y conservación del IDPC (compuesto por ocho operarios especializados para este tipo de actividades, un arquitecto residente y un arquitecto restaurador) inició el proceso de recuperación de la fachada de este emblemático edificio debido a que presenta rayones vandálicos y un avanzado estado de deterioro. Este proceso de recuperación se llevará a cabo con el apoyo de la Gobernación de Cundinamarca.

Las acciones de enlucimiento, que tendrán una duración aproximada de tres semanas, consisten en el lavado y desinfección de las superficies, eliminación de rayones vandálicos, manchas negras y deterioro biológico. Además, se realizará la aplicación de una capa protectora antigrafiti para evitar lesiones y tareas abrasivas para su mantenimiento.

El Palacio de San Francisco fue declarado Monumento Nacional por medio del Decreto 2390 del 28 de septiembre de 1984.

 ‘El Patrimonio se luce’

Entidades privadas, públicas y personas naturales pueden hacer parte de este programa a través de cuatro modalidades de intervención.

  • Voluntariado: jornadas lúdicas y participativas dirigidas al público general, destinadas a fomentar la inversión para la conservación del patrimonio por medio de alianzas con el sector privado. Busca la recuperación cromática y de la imagen urbana de los sectores de interés cultural de la ciudad. En ellas el equipo del programa adelanta los acuerdos con la ciudadanía y hace la asesoría técnica para la intervención, además de participar activamente durante la jornada.
  • Asesorías técnicas: consisten en atender las solicitudes de la ciudadanía relacionadas con la intervención en fachadas de inmuebles y sectores de interés cultural. La asesoría consta de una visita técnica de inspección, el levantamiento de los planos arquitectónicos de la fachada, un concepto técnico del estado de conservación, una propuesta de recuperación cromática y las recomendaciones técnicas para la intervención.
  • Convenios: proceso mediante el cual se aúnan esfuerzos con entidades para la realización de proyectos dirigidos al fomento de las técnicas constructivas tradicionales y la recuperación de la memoria de la ciudad, por medio de estrategias como talleres prácticos y conferencias.
  • Brigada de intervención oportuna: conformada por personal directamente contratado y supervisado por el IDPC, dirigido al desarrollo de actividades de mantenimiento y restauración en fachadas de inmuebles de interés cultural.