Durante 2023 la inflación y las altas tasas de interés desmotivaron la compra de bienes y servicios. No obstante, este año, como se estimaba, se muestra como un aliciente, y de esta forma, seguir posicionando al turismo como un importante motor de desarrollo.

“El IPC  en mayo presentó una variación anual del 7,16%, lo que significó un indicio de estancamiento en los precios, pero puede transformarse en una oportunidad para el sector ya que sus valores de referencia,  sí se mantuvieron a la baja”, explicó Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de ANATO.

En el caso del transporte de pasajeros en avión la variación fue del -18,8% y el de los paquetes turísticos del -6,3%. De hecho, bajo el análisis de 188 clases que fueron medidas por el DANE, el transporte de pasajeros se ubicó como la cuarta subclase que más disminuyó sus precios, mientras que los paquetes, estuvo en la posición 15.

“Sin duda, esta es una oportunidad para que, a lo largo de la temporada vacacional de mitad de año, los colombianos realicen viajes dentro del territorio nacional o visiten otros países, ya que los precios de bienes y servicios de la industria han caído, a diferencia del total de la economía.

 

 

Fuente: ANATO