En memoria del ingeniero Jorge Enrique Pizano, quien era un testigo clave en el caso Odebrecht en Colombia y posteriormente falleció en circunstancias misteriosas, el Gobierno Nacional ha presentado el Proyecto de Ley 291. Esta iniciativa, respaldada por el presidente Gustavo Petro, busca proteger a quienes denuncien actos de corrupción en el país, tanto en el sector público como privado.

El ministro de Justicia y del Derecho, Néstor Iván Osuna, destacó que este proyecto tiene como objetivo cambiar la cultura de la sociedad colombiana para fomentar las denuncias cuando se tengan pruebas de actividades ilegales.

La propuesta contempla la protección de cualquier denunciante, incluidos los periodistas que expongan casos de corrupción, con el fin de prevenir represalias que puedan poner en peligro su seguridad, estabilidad en el trabajo y bienestar. También considera medidas de urgencia para garantizar la seguridad de los familiares de los denunciantes hasta el segundo grado de consanguinidad.

El ministro de Justicia y el Derecho agregó que históricamente todo está hecho para proteger a los corruptos. “Eso debe cambiar. La delación no puede ser estigmatizada, no es una maldad. Al contrario, los colombianos debemos comenzar a verla como una virtud, porque el delator está ayudando a que se haga justicia”, aseguró.

En el acto de radicación estuvo el secretario de Transparencia de la Presidencia de la República, Andrés Idárraga Franco, además de senadores y representantes a la Cámara, coautores del proyecto.

Algunos datos clave:

En 2022, se registraron 2,184 denuncias de corrupción por parte de la ciudadanía.

 Históricamente, el 93% de estas denuncias han quedado impunes. La falta de confianza en la efectividad de la justicia, la falta de conocimiento de los mecanismos adecuados y el miedo a represalias han sido barreras para que los ciudadanos revelen lo que saben en materia de corrupción. Es la primera vez que un gobierno respalda de manera incondicional un proyecto de ley que promueve la denuncia y protege a los delatores de la corrupción.