El Comando Nocturno sorprendió a varios conductores que estaban participando en «piques» ilegales. En este operativo fueron inmovilizadas dos motocicletas, nueve automóviles y se impusieron cerca de 25 comparendos.

En el operativo dos jóvenes, uno menor de edad, que intentaron huir de las autoridades, condujeron cerca de 200 metros en contra vía por una calle principal de Bogotá. Gracias al rastreo en tiempo real, se logró llegar de manera inmediata a dos puntos de encuentro, permitiendo la interceptación y posterior inmovilización de estos automotores.

“Con el Comando Nocturno estamos previniendo situaciones que ponen en riesgo la vida no solo de los que participan en estos piques, si no de las personas que transitan por estos lugares. Es una práctica muy peligrosa que en cualquier momento puede causar lesiones o hasta la muerte de personas inocentes. No vamos a permitir que estos vehículos atenten contra la vida de nuestros ciudadanos”, indicó el secretario de Seguridad, Óscar Gómez Heredia.

Este resultado se da gracias a la labor de las secretarías de Seguridad y Movilidad, en coordinación con la Policía de Tránsito y Transporte y a la colaboración de la ciudadanía, que de manera oportuna alertaron la situación.

Las personas que sean sorprendidas realizando este tipo de actividades, se podrán enfrentar a infracciones por exceso de velocidad, maniobras peligrosas, no respetar las señales de tránsito y la inmovilización de su vehículo y multas que va desde los $150.000 y el millón de pesos.