Dos gemelas, de nacionalidad venezolana, de ocho meses de nacida, se encuentran fuera de peligro gracias a la atención oportuna e integral que recibieron por parte de médicos y especialistas del hospital de Meissen, luego de que las niñas presentaran desnutrición aguda severa.

“Las pacientes fueron atendidas, primero, por urgencias de la Unidad de Servicios de Salud Santa Librada de Usme y de allí fueron remitidas al Hospital de Meissen dadas sus graves condiciones de salud; pues, además, llegaron con un cuadro de gastroenteritis que complicó su estado.

Aquí se inician todos los estudios pertinentes y se activan los protocolos para el manejo de desnutrición severa”, explicó el doctor Fabio Lancheros Naranjo, pediatra del hospital de Meissen.

En las tres semanas que estuvieron hospitalizadas, las bebés tuvieron una estricta dieta suministrada por soporte nutricional y un seguimiento por los servicios de pediatría, enfermería y trabajo social, permitiendo recuperar cerca de 1.000 grs, en cada una de ellas, aumento que equivale a recuperar el 25% de su peso corporal y, además, permitir recuperar y estabilizar su curva de crecimiento.

“La atención ha sido muy buena, no tengo cómo agradecerles todo lo que han hecho por mis hijas, aquí me dieron la mejor atención: los exámenes, los alimentos, las medicinas y un excelente trato” dijo la madre de las gemelas.

Gracias a las diferentes estrategias implementadas por la administración,  como la Clínica de Recuperación Nutricional de la Subred Sur y las visitas domiciliarias por parte de los Gestores de Riesgo, entre otras, por primera vez en 20 años y desde 2016, Bogotá mantiene en cero los casos de muerte por desnutrición.