Sin importar el día, la hora o la situación, el equipo profesional del Centro Renacer para atención de niños, niñas y adolescentes con discapacidad cognitiva o múltiple, está con ellos 24 horas del día los 7 días de la semana.

Es un equipo de 63 personas, entre trabajadores sociales, sicólogos,  educadores especiales, fonoaudiólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, nutricionistas,  enfermeros jefe y auxiliares, profesores de música y artes plásticas, instructores y  administrativos, que se convierten en la familia de los 52 chicos que hoy atiende el centro y que, como el resto de la población, está en aislamiento preventivo ante la pandemia del coronavirus.

Muchos de ellos tienen medidas de protección tras haber sido vulnerados sus derechos.

“La mayoría no tienen familia… De los 52, hay 44 que cuentan con medida de adaptabilidad, que es cuando se pierde el vínculo familiar. Entonces el representante legal es el Estado”, indicó Nancy Correa, coordinadora del Centro.

Por eso, allí reciben atención en actividades básicas cotidianas como el baño corporal, la higiene oral y la alimentación, y hay espacio para disfrutar juntos actividades recreativas y culturales. Entre todos conforman una familia en la que se festejan los cumpleaños, se celebran los logros y se viven los duelos.

“Somos una familia y ellos, nuestros hijos. Incluso me dicen mami, pues para la mayoría esa es la figura que tienen”, señala la coordinadora.

Durante el aislamiento obligatorio en casa, el equipo de profesionales ha fortalecido las medidas de cuidado y prevención y realiza su labor aún con más empeño.

“Hay un principio en mi vida que es la responsabilidad y aquí en Renacer tenemos una responsabilidad que trasciende lo profesional  y se vuelve  un propósito de vida: cuidar, proteger, garantizar los derechos de nuestra propia familia. Aquí en el servicio los chicos son mi familia y un motivador para trabajar y dar lo mejor. Eso hace que las cosas sean muchos más fáciles”, afirma Carlos Eduardo Sánchez, líder del área de educación y de la línea técnica del Centro.

Así, cada día los profesionales del Centro Renacer se convierten en los héroes y heroínas de los niños y jóvenes  con discapacidad  de este servicio social, y en la figura materna y paterna que no tuvieron en sus casas, por abandono, violencia y falta de recursos económicos.  Ahora tienen una familia que los ama y protege diariamente.

Otros servicios para menores de 18 años con discapacidad

Además del Centro Renacer, la Secretaría Distrital de Integración Social cuenta con 16 Centros Crecer, para atención de niños, niñas y adolescentes con discapacidad cognitiva y 4 Centros Avanzar, para atención de niños, niñas y jóvenes con discapacidad múltiple.

En esta coyuntura, la entidad continúa atendiéndolos de manera virtual, a través de guías en casa y con el acompañamiento permanente de los profesionales para que sus procesos de desarrollo de talentos, capacidades y potencialidades no se detengan durante esta emergencia.

Durante el tiempo en que no ha habido atención presencial, las familias de los beneficiarios han recibido paquetes alimentarios para suplir la atención nutricional que se ofrece en los centros.