La alcaldesa mayor Claudia López y el ministro de Defensa, Iván Velásquez, lideraron un Consejo de Seguridad con el objetivo de revisar las prioridades de la capital del país en materia de seguridad y convivencia.

 “Está empezando a bajar la tendencia al incremento que llevaba el homicidio. Un tercio de ocurre por intolerancia. Si focalizamos los esfuerzos territorialmente, si identificamos las bandas, vamos a seguir con esa reducción”, indicó la Alcaldesa Mayor al término de la reunión que se llevó a cabo en el Palacio Liévano.

Así mismo, la mandataria capitalina explicó que “el segundo dolor de cabeza en la ciudad es el hurto, el atraco, el robo de celulares, de motos, de carros, y en parte ocurre en zonas céntricas o sitios masivos, en ciertos barrios que están focalizados, por eso necesitamos apoyo, necesitamos pie de fuerza”, sostuvo.

La alcaldesa López también explicó que “lo tercero es la recuperación de la Cultura Ciudadana. Nosotros hemos sido ejemplo en ese aspecto, necesitamos recuperarla, por ejemplo, sacar los residuos y las basuras a donde es, en el sitio que es y a la hora que es”, manifestó

Igualmente, confirmó que radicará dos nuevas iniciativas al Congreso de la República que podrían permitir el fortalecimiento y mejoramiento de la seguridad y la convivencia en la capital del país, luego del inicio de la nueva legislatura el pasado jueves 20 de julio.

 Policía Local

El primer proyecto de Acto Legislativo busca crear la Policía Local, un cuerpo de agentes para las ciudades de más de dos millones de habitantes adicional a las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional, especializado en atender las demandas de seguridad particulares que se presentan en las grandes ciudades del país.

“Le hemos hecho al señor ministro la presentación de dos propuestas legislativas: una reforma constitucional que nos permita a las ciudades de más de dos millones de habitantes (Bogotá, Medellín y Cali, puntualmente) tener la posibilidad de una Policía Local, que complemente la labor de la Policía Nacional”, indicó en rueda de prensa la Alcaldesa Mayor.

La mandataria capitalina explicó que “hoy Bogotá tiene el menor número de policías en su historia desde 2016, así que lo que ofrecemos es poder reclutar una Policía Local que ayude a la Policía Nacional en dos temas muy concretos: delitos de ‘menor impacto’ pero de gran trascendencia para la ciudadanía, como riñas, hurto, violencia intrafamiliar, violencia contra las mujeres, y también para asuntos de convivencia que están en el Código de Policía”, afirmó.

Esta Policía local, altamente capacitada, tendría la tarea de comprender y apoyar, de forma más social y cercana a la comunidad, las dinámicas que inciden en la seguridad, la convivencia ciudadana y el acceso a la justicia. Esto significa que atendería, de forma especializada, las conductas contrarias a la convivencia y la persecución de los delitos de menor lesividad, pero de alto impacto para la seguridad ciudadana en el ámbito de su jurisdicción como hurtos, violencia intrafamiliar, lesiones personales, delitos sexuales, entre otros.

Para la conformación de este cuerpo de agentes locales se deben modificar los artículos 216 y 218 de la Constitución Política. “Sería una policía local entrenada, armada y que forme parte de la fuerza pública, pagada con impuestos locales, con presupuesto ciento por ciento pagado por la Alcaldía Mayor de Bogotá. Sus prioridades, su operación y su comandante en jefe sería el Alcalde Mayor”, indicó la Alcaldesa Mayor quien aclaró que “este proyecto de ley prevé que el señor Presidente de la Republica, seguirá siendo el supremo comandante en jefe de toda la Fuerza Pública”.

Esta iniciativa legislativa le apunta a una verdadera descentralización administrativa y autonomía territorial, no solo de Bogotá D.C., sino de las ciudades con más de dos millones de habitantes. Es importante mencionar que esta Policía Local estará bajo la dirección de los alcaldes y alcaldesas y su financiación se realizará, en primer lugar, con el esfuerzo económico de los entes territoriales, es decir de las alcaldías.

Hay que decir que la iniciativa responde en gran medida a una problemática que se registra en la capital del país, donde el número de uniformados adscritos a la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog) descendió en los últimos dos años, y pasó de 18.834 policías en 2021 a 17.026 policías en 2023. Además, el número de policías que prestan actualmente su servicio en Bogotá es inferior al registrado en 2016, año en el que había 17.494 policías en la ciudad.

Equipos Territoriales de Convivencia Ciudadana

El segundo proyecto de ley tiene como propósito crear Equipos Territoriales de Convivencia Ciudadana, que tendrían la capacidad de imponer comparendos por comportamientos específicos. Esto tiene como objetivo agilizar la sanción de conductas contempladas en el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

“Este segundo proyecto es justamente para ayudarle a la Policía Nacional, porque cumple labores administrativas de imposición de comparendos, sanciones o sellamiento de locales comerciales, por ejemplo. Pero el Código de Policía nos obliga a que un policía esté imponiendo esa sanción administrativa, cuando podría ponerla otro funcionario” afirmó la Alcaldesa Mayor.

Estos equipos podrían imponer comparendos relacionados con aspectos de convivencia en el transporte masivo, arrojar basuras y ruido en sitios u horas no permitidas, entre otros asuntos de convivencia ciudadana. Estarían conformados por personal de las diferentes secretarías y entidades que se especifiquen por parte de las alcaldías. En ese sentido, cada alcalde distrital o municipal podrá decidir sí se crean estos equipos en su territorio, y qué competencias les asigna.

Cabe resaltar que los estos equipos serán complementarios a la Policía Nacional en los temas que se les defina. No estarán armados ni cumplirán funciones de Policía distintas a las que se les asigne, y permitirá que la Policía Nacional destine sus uniformados para combatir el crimen y contrarrestar los delitos, mientras que los equipos distritales o territoriales se concentran en los comportamientos contrarios a la convivencia.

Para el caso específico de Bogotá, además, el proyecto asigna a los alcaldes locales la competencia para suspender, preventivamente, las obras que no cuenten con licencia, al igual que suspender aglomeraciones que representen un riesgo para la vida o la integridad física, y suspender las actividades de establecimientos que funcionen en violación de las normas vigentes.

Proyecto de Régimen de Tratamiento Penal Alternativo (Segundo Debate)

Vale la pena recordar que el Distrito, en cabeza de la Alcaldesa Mayor, presentó previamente ante el Congreso de la República, un Proyecto de Ley que crea un nuevo régimen de tratamiento penal alternativo con sanciones efectivas que contribuyan en la seguridad y la convivencia social, a partir de la implementación de un sistema diferenciado para las contravenciones penales (delitos de alto impacto para la seguridad ciudadana).

Los delitos que ingresarían al régimen especial de contravenciones serían los siguientes:

-Inasistencia Alimentaria

-Lesiones Personales

-Hurto

-Estafa

-Emisión y transferencia ilegal de cheque

-Abuso de confianza

-Daño en bien ajeno

-Delitos contra la vida, la integridad física y emocional de los animales

-Injuria

Este Proyecto de Ley No. 108 de 2022, que se radicó a comienzos de agosto de 2022, entró a segundo debate en plenaria de la Cámara de Representantes.

400 nuevos Policías para Bogotá

El ministro de la Defensa Iván Velásquez señaló que “este fue un consejo de seguridad muy productivo”, e informó que en octubre llegarán a Bogotá 400 nuevos policías. “Bogotá merece todo el respaldo, todo el apoyo de parte del Gobierno Nacional. Vamos a tratar que sea algo más que esos 400, naturalmente dentro de las definiciones que hay que hacer porque hay una demanda de policía en todo el país”, afirmó.

Velásquez explicó que Bogotá contribuye a los deficitarios índices de seguridad con un 16%. “Sí afectamos esta inseguridad en la ciudad, si afectamos estas actividades delictivas pues esto también va a generar un mejoramiento en los índices nacionales de criminalidad”, dijo.

También destacó lo que ha hecho el Ejército Nacional, particularmente en la zona rural de la ciudad. “Destacamos, como en su oportunidad, se manifestó respecto de la presencia de las amenazas en la localidad 20 con disidencias de las Farc y de qué manera la respuesta pronta del Ejercito generó tranquilidad”, señaló.

La Alcaldesa Mayor recibió con beneplácito que estos 400 uniformados lleguen de manera permanente a reforzar la seguridad de la ciudad, pero reconoció que la ciudad necesitaría 2.384 policías, para cubrir el déficit que actualmente tiene.

Por otra parte, Velásquez se refirió a los pendones que aparecieron en las últimas horas en la ciudad, dijo que el tema se examinó en el Consejo de Seguridad y se concluyó con información de los cuerpos de inteligencia que corresponde a una actividad publicitaria.

“Lo han venido haciendo la Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o el Clan del Golfo en algunas regiones del país en un propósito de hacerse visibles y poderosos en su intento de que el Gobierno Nacional les dé un estatus que jamás se les va a conceder. El Clan del Golfo jamás será un interlocutor político”, enfatizó.